Panic o la honestidad en pan

Panic o la honestidad en pan

Panic es una panadería artesanal y ecológica de Madrid en la que se puede ver, desde fuera, a través de un cristal, cómo se amasa, fermenta y hornea el pan en el obrador. Más bien, como la define El Comidista, es “una antiboutique del pan” con un pan recién hecho que se vende al peso y que sabe a pan. Un olor y un sabor que a todos nos transporta a la infancia. Su marca de la casa es no meter nada de formas extrañas ni de nueces, granos, pipas, cebollas y otros añadidos que pueden estar buenos, pero que se usan con demasiada frecuencia para enmascarar “mediocridades”.

Panic o la honestidad en pan

Su dueño, Javier Marca, ex diseñador gráfico de profesión, se planteó aprender a hacer pan en su propia casa. Tirando de blogs, foros, y webs, hizo su primer panecillo que le supo a gloria. En Panic siguen haciendo el pan como lo hizo en su casa: a fuego lento, durante 24 horas. No toma atajos, solo utiliza harina ecológica, agua del grifo y sal marina. El amasado y horneado se hace de manera artesanal y los panecillos fermentan en la nevera durante horas.

Panic o la honestidad en pan

El pan de verdad no necesita monerías para tener sabor. Una elaboración respetuosa en ingredientes y tiempos de fermentación, más el horneado, logra desplegar todo el potencial aromático y gustativo del cereal. “Hay gente que me pregunta si llevan miel, o chocolate, porque le sacan esos sabores”, afirma Marca. “Y no les ponemos nada: es sólo el tostado de la corteza”. Una apuesta por la masa madre natural y ecológica, por lo bueno, sano, clásico y honesto: el pan que sabe a pan.

Panic o la honestidad en pan

Visto en El Comidista y en Maria Lunarillos

Puede que también te interese